Una nueva prensa musical (2ª Parte)

El viernes de camino a la fiesta Aplasta Tus Gafas de Pasta, me encontré en el vagón de metro este cartel de la iniciativa libros a la calle. Se trata de un texto de Azaña donde se queja amargamente de la crítica literaria. En realidad no esperaba demasiado de él, porque normalmente estos cartelitos lejos de animarme a leer las obras que promueven, me aburren y convencen de que he hecho bien ignorando a tal o cual autor, pero he de decir que en este caso me sorprendió y impresionó este texto sacado de "Todavía el 98".


Y es que me parece que es perfectamente extrapolable a lo que pienso sobre la critica y el criterio musical de Madrid y me temo que del país en general. Uno no sabe que sacar de las criticas, porque parece que cuando alguien logra algo de reconocimiento ya se vuelve intocable, y nadie se atreve a decir nada malo acerca de él, aunque saquen un disco penoso, es "la alabanza pegajosa de los estúpidos" dice Azaña "que deja al artista y a cuanto representa, inabordable e intocable."

Y por norma incluso los medios libres como los blogs prescinden de hacer criticas inteligentes, y, o bien nos encontramos malas criticas irracionales o ya las alabanzas pegojasas sin términos intermedios. "Cualquier pretexto es bueno" continua diciendo el texto "para eximir a la inteligencia de la penosa y comprometida función de juzgar; penosa porque es esfuerzo, y comprometida porque la opinión propia, si es libre y expresa, puede ahuyentar a una clientela, o enojar al patrón, o frustrar la esperanza de un destino de seis mil reales.

Eso si, cuando se trata de un grupo poco conocido, por supuesto "se les dispensa el amistoso favor de desdeñarlos."

Al menos algunos blogs como cultura noventa nos hacen el favor de salirse del peloteo general, y hablan de lo que no les ha gustado de ciertos discos (Discos que están bien pero que no nos han gustado)

Aqui os dejo el texto entero de Azaña para que lo leais:

EN ESTE MADRID jamás sabe uno a qué carta quedarse en el juego de las valoraciones literarias. El silencio envuelve por igual a muertos y a vivos, o, peor aún, los envuelve la alabanza pegajosa de los estúpidos, especie de engrudo que deja al artista y a cuanto representa, inabordable e intocable. Cualquier pretexto es bueno para eximir a la inteligencia de la penosa y comprometida función de juzgar; penosa porque es esfuerzo, y comprometida
porque la opinión propia, si es libre y expresa, puede ahuyentar a una clientela, o enojar al patrón, o frustrar la esperanza de un destino de seis mil reales. A los grandes se les deja dormir en sus hornacinas por puro respeto. No se nos ha olvidado que al morir Galdós opinó don Antonio Zozaya que la pretensión de criticar la obra de don Benito era empresa superior a la inteligencia humana.
A los menores se les dispensa el amistoso favor de desdeñarlos. Madrid, tan conservador en
todo, lo es más que nada en literatura, por falta de discernimiento. Ante valores coetáneos de los
toros de Guisando, tenidos por actuales, todavía es de ritual quitarse el sombrero; subsisten, como el buen paño que no se vende en el fondo del arca, a fuerza de no usarlos. Acuñada una
reputación, no corre peligro de desgastarse (...)

3 comentarios:

HoffaMM dijo...

Te me has adelantado, ayer se me olvido comentarte lo del texto de Manuel Azaña, justo lo acababa de leer en el metro cuando nos vimos.

absurdista dijo...

También está el extremo contrario, los que se creen que por criticarlo todo, están siendo más inteligetes que el resto. A veces son realmente crueles y no se dan cuenta que para desarrollar su juicio crítico es necesario que se enfreten a una larga confrontación de ideas. Una buena crítica debe de salir del terreno de la subjetividad al de la intersubjetividad, para que las ideas expresadas siempre puedan ser susceptibles de ser atacadas o rebatidas y el que realica la crítica las tenga que defender continuamente o corregir sus planteamientos. Una crítica que no pasa por el filtro riguroso del continuo debate y análisis, no es crítica, sino dogma.

Daniel de la Mancha dijo...

Muy buena puntualización, me ha encantado.

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog