El Museo del indie: Sr Chinarro y sus reliquias del pasado



Para los que concieron al Sr Chinarro en su otra vida, lo de ayer fue como ver un extraño reflejo distorsionado de lo que una vez fue, llevaba una barba poblada, y se mostró extrovertido y bailarin, moviendo la cabeza al ritmo de las canciones y dando guitarrazos cuando la bateria terminaba algún redoble.




Sin Belmonte, sin gitanilla, y lo peor de todo sin teclados, el sonido solo lograba rozar a veces una sombra de lo que fue. Las canciones sin embargo hablaban por si mismas, y a pesar de los nuevos despliegues vocales de Luque, llenaban la sala con sus imagenes crípticas, rebelandose contra la nueva actitud de su creador, que se empeñaba en romper el encanto, no solo con sus nuevos ademanes, sino rechazando y mostrandose sarcástico con sus viejas creaciones "Si la música la hicieran oficinistas, deprisa y corriendo, sería todo mucho mejor", decía, o "la verdad es que no se porque os gusta".



Luque recordó a Belmonte antes de tocar Sal de la Tarta



Dejaba todas sus canciones de los últimos tres discos fuera, trazando una linea imaginaria pero simbólica entre las viejas y las nuevas, condenandolas a una guerra civil y negandose a reconciliarlas, y negandose de ese modo a reconciliar a viejos y nuevos seguidores.

No fue, nada más que otra vitrina más en ese museo del indie que es el Primavera Sound (club etc...) en el que una vez más, vencidos por la nostalgia, nos convencieron para pasear viendo reliquias de un tiempo mejor.

Y después de eso, algo desanimados y sintiendonos envejecidos, nos arrastramos a la sala caracol, para ver a The Pastels, que dieron un concierto intimista y con una selección de canciones algo desafortunada, pero que al menos, parecía más autentico que la farsa chinarresca que acababamos de presenciar. La gente a nuestro alrededor se quejaba de la actitud introvertida de los escoceses, claro, faltaban los guitarrazos y los bailes, y la actitud que tanto ha predominado esta década...




2 comentarios:

latin lover dijo...

Y yo que antes pensaba que si viérais al Sr. Chinarro por la calle le haríais el amor!

Daniel de la Mancha dijo...

Pues si, pero las cosas como son. Lo del viernes fue un rollo mercantilista para que nos compraramos las reediciones de los discos. A mi la verdad me pareció que no se lo creía ni él. El concierto musicalmente estuvo bien, mi critica es a su actitud.


Nos encanta la música del Chinarro, incluso la de los últimos discos. Hasta ronroneando aunque es algo flojo, pero la verdad, Luque lleva tres años renegando de sus canciones antiguas y dando la espalda a sus fans de toda la vida, y de pronto hace un concierto con el material antiguo y se supone que debemos estar entusiasmados e ir corriendo a verle. Yo fui porque había pagado la entrada para ver a The Pastels, pero ya me imaginaba de que iba la historia y no me equivoque.

Además ha repetido en el concierto el mismo discurso que lleva soltando desde hace años, defiende que es imposible que pueda ser mejor la música que pueda hacer un amateur dedicandole solo parte de su tiempo, que alguien que dedica todo su tiempo a ello. Así pues como los discos antiguos los hacía en sus ratos libres, considera que son peores.

Si se hubiese dedicado a recuperar su viejo repertorio por nostalgia, o por rendirle homenaje a su obra, yo hubiese sido el primero en celebrarlo pero no daba la impresión de que fuera así.

Ojala me equivoque y le este juzgando mal.

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog