Pop recomendado para menores de...

Otro de los fenómenos que me fascinan de Londres es el entusiasmo de la gente por los grupos oscuros y ocultos del pasado, como se les reivindica y se les valora aunque no llegasen nunca a vender miles de discos.

Y no solo eso, sino que también se les anima a volver y muchas veces tocan con grupos actuales. Quizá por eso cuando asistes a un concierto hay gente de todas las edades, desde niños hasta gente de 60 años.

No parece haber ese abismo generacional que hay en nuestro país, porque la gente de todas las edades se entusiasma con la música nueva y antigua por igual. Sin prejuicios tontos, sin esto suena a esta década, o a esta otra. Que manía oye, con encajonar las cosas en una época tan estrecha como una década.

El único caso que me viene a la mente de esto en Madrid (aunque seguro que hay más, pero pocos) es de cuando los Bólidos tocaron con Los nerviosos para celebrar su aniversario en el fotomatón. Allí si hubo un amplio rango de edad, y fue una noche muy especial. Antonio Bólido es de esa gente entusiasta que sigue amando la música más allá de su adolescencia, y su legado aunque breve (una sesión salvaje y un E.P.) sigue siendo una gran influencia. Los fresones rebeldes les reivindicaron a finales de los 90 con Al amanecer, y Porque me tengo yo que enamorar.

El regreso de los suspensos gracias a Juan de Pablos fue todavía más emocionante si cabe. Una maqueta escondida, perdida en el tiempo que de pronto es sacada a la luz muchos años después de su grabación, y que culmina con el regreso del grupo para grabar unas canciones y dar un concierto. Esta clase de cosas son impagables y ojala ocurrieran más a menudo.


Hubo también muchos grupos en España a finales de los 90 y principios de los 00, grupos que deberían ser reivindicados, grupos ocultos, que sería un placer recuperar. Me vienen a la mente Ecuanimes, Los Magneticos, Velasco, Criaturas celestiales, Señora estrella, Super8, los incrucificables, Capsula, Mangosta, Cosmic entre otros muchos. Cuantas joyas podrían recuperarse. Cuantas sesiones salvajes tendrá Jesus Ordovas guardadas en sus polvorientos cajones. Cuantas maquetas ineditas tendrá Juan de Pablos o Julio Ruiz, o Los Polares. Y que tesoros se habrá llevado Otero Lágrima a su retiro en el norte de España.


Me encantaría que hubiese un lugar en intern
et para descubrir secretos del pasado. Una lafonoteca para grupos que nunca despegaron ni lograron nada, pero que permanecen en el recuerdo y corazones de muchos de nosotros. Seguro que podrían emocionar a las nuevas y viejas generaciones por igual, y que estarían encantados de tocar de nuevo, una vez más si tan solo se les animase a hacerlo.

No hay comentarios:

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog