Consecuencias de un concierto en Camden...



Weltschmerz
es un término acuñado por el autor
alemán Jean Paul
usado para expresar la sensación
que una persona experimenta al entender que el mundo
físico real nunca podrá equipararse al mundo deseado
como uno lo imagina.(Wikipedia)


Admito que la mayor parte del tiempo me siento frustrado con como funciona el mundo y con como piensan las personas. Porque me espero que la gente sea, piense y sienta de una determinada forma, y cuando resulta que no es así, acabo profundamente decepcionado y amargado. Si los grupos que me entusiasman, son despreciados e ignorados me molesta, porque veo a todos estas personas obsesionadas con cosas que me parecen estúpidas, como el fútbol o los coches, o en otros casos con su imagen, gastando todas esa energía en comprarse ropa para luego hacerse fotos en el espejo; y siento que deberían estar preocupados con otros asuntos más emocionales que simplemente el aspecto, o con ser populares y con ligar. O en otro nivel dentro de lo musical, con asuntos triviales, como el aspecto de los músicos, o su nivel de virtuosismo, cuando me doy cuenta de la importancia de estas cosas para la inmensa mayoría, me siento asqueado.

Pero hay algo todavía peor que todo esto, luego pasa, que un grupo especial de repente se pone de moda, y todos estas personas, aparecen luciendo sus modelitos, siendo los más modernos, con sus pantalones de pitillo, y sus gorros de los ochenta, y por culpa de esta gente acabo sospechando injustamente de grupos que son estupendos. O esperando que hagan una declaración de intenciones frente a este público superficial. y claro esto no ocurre, y sigue siendo como siempre, vuelvo a llenarme de amargura, y pesimismo.

Seguro que habrá quien piense, que esto es porque me gusta que mis grupos sean oscuros y que nadie los conozca, y sentirme especial de esta manera. Pero no es esa la razón, quiero decir, cuando fui al Popfest, las salas estaban llenas, y no me sentí de esta manera, porque veía a un público sensible que entendía la música que estaban escuchando. Pero cuando veo a los Hipsters en Camden, viendo a Veronica Falls, todo parece indicar que les gusta el grupo por todas las razones equivocadas.

14 comentarios:

HoffaMM dijo...

Luego pasa como en el concierto de los Pains en Madrid. Que te das cuenta que esta gente no entendía las canciones, solo les gustaba la portada del cd, la forma de producir el disco, y el decir a sus amigos que van a ver un concierto de un grupo ingles.

crepes con cerezas dijo...

Me acuerdo de un grupo grande de público haciendo "moshing" en el primer concierto de regreso de My Bloody Valentine hace un par de años, en Camden también, precisamente. Ellos tampoco creo que estuvieran allí por las razones adecuadas.

HoffaMM dijo...

Un pequeño apunte.
Siempre será mejor el público que está, que el que no está, sea cual sea su razón, o su "no razón"

Marianthi dijo...

Welcome to the world of Hoxton, Dani! I had to leave half-way through that gig because the people in that venue were driving me crazy. It feels like for them (not all of them, some of them!) it's just another 'event' to tick off on their Facebook page or whatever, but nothing stays in, nothing sticks, nothing comes out of it.

It was lovely to see you yesterday!

Absurdista dijo...

Es el precio de la fama. Por eso los grupos más geniales nunca podrán serlo, a no ser que sea a posteriori. Lo ideal es sacar un disco o dos como mucho, y al menor atisbo de popularidad dejarlo todo bien bonito y recoger el chiringuito. Si ya lo decía Kurt Cobain..

Maria dijo...

Y aún tendremos que dar gracias por esos hipsters que van al concierto sabiendo que actúan Veronica Falls... Porque acabo de recordar que anoche me preguntaron que quién tocaba. La facilidad que tenemos para hacinarnos aleatoriamente en antros, algunos por el simple hecho de "estar" o de "ser visto" (¿o entonces por qué fueron?, ¿porque era gratis? buah.)

crepes con cerezas dijo...

Ah, ahí sí que no estoy de acuerdo. El concierto de My Bloody Valentine que he comentado fue para mí una experiencia única y esencial tanto vital como musicalmente, ha sido el mejor concierto de mi vida, aunque tuviera una panda de tarados pegándose empujones a mi lado.

El hecho de que un grupo sea más o menos famoso no quita ni añade nada a la genialidad de ese grupo, y hay miles de ejemplos en una y otra dirección. Pensar eso no es más que otra herencia del esnobismo indie en el que todos caemos alguna vez y que deberíamos intentar evitar (y volvemos al tema de hace unos días).

Daniel de la Mancha dijo...

Bueno Chris, el texto habla de mi decepción con el mundo en general y con el público de los conciertos en particular. No con los grupos como tal. (o si, un poco inevitablemente, pero no lo justifico)
El problema de el público del que hablo, no es que fueran unos tarados, al menos eso hubiese demostrado cierta pasión por lo que estaban viendo, sino que eran gente que estaban allí por aparentar. El elitismo vendría en todo caso de su parte.
A mi no me importan que le gusten a dos millones de personas, si de verdad les gusta por las razones adecuadas, no por ser el más guay, o porque es lo que esta de moda.

Laura dijo...

Si te sirve de consuelo, los modernos no estaban alli por Veronica Falls... sino por The Drums.

The Drums es un grupo de Brooklyn que esta increiblemente de moda. Nosotras pinchamos en uno de los conciertos que dieron esa semana y en el publico estaban desde Morrissey hasta uno de los de Flight Of The Conchords. Al parecer son bastante amigos de James de Veronica Falls (estaban todos el sabado), y le pidieron unirse al cartel de ese evento y dar una "secret gig". Pero si, son uno de los dos hypes mas grandes ahora mismo aqui -junto con Dum Dum Girls-, y si te digo la verdad, habiendo visto a los dos, ninguno me parece para tanto (aunque estan bien). Prefiero mil veces a Veronica Falls :)

crepes con cerezas dijo...

Ya, Dani, si con eso sí que estoy de acuerdo, más que nada lo que me chirriaba era lo de la genialidad... Hay muchísimos grupos que han alcanzado su punto de genialidad cuando ya eran hiperconocidos y llevaban unos cuantos discos, a lo mejor precisamente porque el hecho de no tener que demostrarle nada a nadie libera totalmente el espíritu creativo para poder llegar a su máximo. El "Disintegration" puede ser perfectamente uno de los discos más influyentes en un montón de corrientes musicalesm (aparte de ser mi disco favorito) y fue grabado por unos Cure ya podridos de dinero y con 8 discos a cuestas.

Y con lo de los Drums ya sí que me lo explico todo... aunque sí que me alegre de que por una vez un hype de los grandes venga de un grupo de nuestro entorno (los Drums están emparentados también con Horse Shoes -en Shelflife- y con Holiday Records).

Al final foreamos más en los comentarios del blog que en el foro :P

Laura dijo...

Totalmente de acuerdo. Casi prefiero que esten de moda grupos buenos a la tipica banda rancia...

Otra cosa que me parece interesante comentar es... ?que sucede cuando los grupos mismos son un poco como esos modernos a los que criticamos?
Como alguien que lleva varios anios trabajando como promotora en Londres, he visto de todo: grupos encantadores y grupos dificilisimos de tratar (el nivel de fama de cada cual no suele tener nada que ver con estos factores). No es por amargarle la vida a nadie, pero los mismos VF tienen en general una actitud bastante "mira que guays somos". De hecho, yo conozco a James desde hace un par de anios, y hasta ahora mismo no ha empezado a ser "majo" conmigo -y es basicamente porque a mi club le va bien-. Es triste pero es cierto...

La verdad es que es un fastidio. Yo hago las cosas porque me encanta la musica y quiero ayudar a los grupos que me gustan... pero Londres es tambien una ciudad dura y con muchisima pose, dentro y fuera del escenario.

Daniel de la Mancha dijo...

Si Laura, a mi esto también me preocupa.
Aunque normalmente considero que si el grupo es muy bueno, hay que ser capaz de mirar más allá de otras consideraciones. O por lo menos, como decía Otero Lágrima, ser capaz de valorar cada cosa separadamente.

botibol dijo...

La actitud "mira que guays somos" es una plaga mundial que se da especialmente en zonas urbanas y en ciertos entornos como el que nos ocupa. Que bonito sería poder darles a estas personas un collejón justo en el momento en que ponen el mohín y levantan la cejita (ya sea física o simbólicamente) así, PLAS, no muy fuerte pero si sonoro.
A los VF les pega bastante la verdad, no me extraña oirlo.

Por otra parte,están resultando muy interesantes estas crónicas londinenses Daniel de la Mancha.

Sirventés dijo...

La gran mayoría de gente no tiene un criterio propio, así que tiene que tomarlo prestado. Además, puesto que somos animales sociales, necesitamos identificarnos, ser parte de algo.
Por eso existen los "líderes de opinión", los programas y revistas de "tendencias", las listas de "lo mejor de".
Además, imagínate que la gran mayoría de la población empieza a tener ideas propias. Sería el fin de la civilización! (y el inicio de algo mejor, pero eso, no lo sabremos).

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog