El feminismo frente al relativismo moral

El patriarcado es una de las estructura de poder más dificiles de deshacer, y nos afecta hoy tanto o más que cuando la lucha feminista combatía de una manera visible en los movimientos contraculturales de los años sesenta y setenta, me refiero, que es aún más invisible y de mucha más cómoda aceptación y banalización, cuando la sociedad del siglo 21 ha aceptado la tesis de que en occidente vivimos en la plena realización de los derechos individuales y colectivos, y que prácticamente la historia ha llegado a su máximo nivel de autoconciencia social y política, sólo que según la mayoría: hay unos políticos y unos empresarios muy malos que se dedican a joder el mundo con sus ocurrencias y su deseo de poder.

Me temo que el patriarcado y su consecuencia más directa: el machismo; es una de las formas de poder más arraigado en el inconsciente del ser humano y una vez que el desarrollo tecnológico ha posibilitado que la fuerza bruta dejase de ser el medio de coacción entre los hombres para dominar el mundo, la mujer y otros otros hombres que nunca hubieran podido tener ningún tipo de poder, han conseguido llegar sobrevivir y a expresarse en un mundo en el que el puñetazo de un gran brazo patriarcal está preparado, a la vuelta de la esquina para poner las cosas en su sitio. Y es que la violencia machista, históricamente y en su mayoría responde a la oposión hombre mujer, pero no nos quedemos ahí, el machismo es una forma de pensar y entender el mundo que afecta tanto a hombres como a mujeres, y cualquiera puede ser objeto de su demostración salvaje de poder. Hay hombres victimas del machismo de las mujeres, mujeres víctimas del machismo de otras mujeres, incuso transexuales terriblemente machistas.

Yo como machista estructural (por tener pene), pero teóricamente contrario a mi condición social (como el burgues de izquierdas) he sido víctima del machismo por hombre y por mujeres, por no haber sido lo suficientemente "hombre". He visto como los "hombres" de verdad, es decir, los que se comportaban como auténticas bestias, dominaban el mundo social de mi adolescencia, yo crecí siempre pensando en las hostias que me iban a caer si decía algo que algun cabeza de chorlito consideraba que era ofensivo, en medio del desprecio de la mayor parte de los hombres y de la casi totalidad las mujeres que admiraban a esos hombres y despreciaban al resto. Muchos de esos hombres se han casado y pegan a sus mujeres, pero alguien se olvidó  decir a esas mujeres, que la violencia que utilizaban esos hombres para protegerlas iba a echarse contra ellas tarde o temprano. Es por mucho que se empeñen esos ridículos pijos relativistas autoproclamdos posmodernos algo que está pasando y pasa en los institutos todo los días.

La sociedad hoy en día no se ha liberado de nada, según crece el escepticismo frente a la posibilidad de la verdad, crece por otro lado el fanatismo más recalcitrante, según se diluye esa autonomía de la razón de la que hablaba Kant, y todo se convierte en un relato, podemos llegar a dar el mismo valor legal y jurídico al mito, la religión o a la ciencia. Cualquier relato puede llegar a ser válido universalmente, puesto que no hay confianza en que los seres humanos libres puedan llegar a ninguna conclusión válida universal por si mismos. Si mi propia capacidad racional es un relato ya nadie será capaz de convercerme de nada contrario a lo que pienso

No hay comentarios:

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog