Cuando el arte se enfrenta a la verdad

Los elementos de agitación cultural dificilmente pueden mostrar una visión diferente de la realidad. Ayer Mario Conde en un programa de Intereconomía decía que lo que estaba propiciando la crisis económica era una conciencia de que la idea de sistema no era algo abstracto y alejado de la realidad, sino más bien una cosa determinada, con un funcionamiento real, que nos afectaba en el día a día. Me causa cierta desazón que la derecha pueda llegar a mantener una postura más crítica con el estado de cosas que la izquierda, pero el caso es que la derecha propone y dispone a su antojo en una sociedad completamente rendida a la idea de que el único sistema posible es el capitalista, y por lo tanto la izquierda sólo puede tomar una actitud dulce y tolerante, mantener una moral más relajada, y poco más.




El pensamiento duro, las ideologías, las filosofías, el debate riguroso y la disputa racional, se han dejado de lado en pos de una cultura que se niega a cuestionarse cuestiones trascendentales, delimitando el discurso científico a lo puramente práctico, y dejando la cuestión de la verdad del lado de la fe; lo cual nos inserta de lleno en un mundo de menores de edad permamentes, incapaces de utilizar su racionalidad más allá que para cuestiones técnicas, llegando a identificarse razón con matematización, y dejando el arte, la religión, la filosofía, la ideología, la política, fuera del alcance de la crítica, en manos de un mundo de tinieblas, prejuicios, ideas sin clarificar, en el que todo es opinable, llegando a los extremos de relativismo en el que las ideas más autoritarias se cuelan por todos los lados, ya que los argumentos de autoridad son tan válidos como las sofisticadas y sólidas argumentaciones del pensamiento racional, y valen tanto, que es más util hoy en día ejercitarse en la práctica de la publicidad, la retórica y la seducción.






Ésta es la clave por la que las ideas conservadoras se cuelan por todas partes, ya que nos dan la sensación de absoluto y fundamento que hemos perdido, y en medio de la extrema relatividad nihilizante, nos tranquilizan con la sensación de haber recuperado el sentido perdido, mientras el pensamiento crítico que ha dejado de lado el pensamiento duro pierde la batalla, ya que si las cuestiones trascendentales son imposibles de conocer por el espíritu humano, y ni siquiera nos tomamos el esfuerzo de intentar dar una explicación de estas cuestiones, nos enfrentamos a que "la creencia" sea la única manera de acceder a este ámbito de desconocimiento. Y aquí es donde entra de lleno Interconomía, proclamando que Dios está del lado de la verdad y sólo mediante la fe se llega a él, no mediente el conocimiento humano, el cual sólo puede acceder a las pragmáticas verdades de la economía.


Cuando la verdad deja de ser accesible por medio del conocimiento, nos enfrentamos a la superstición a nivel teórico y a la hiperracionalización a nivel práctico, convirtiéndonos en seres hiperproductivos y eficientes, que no entienden nada en el mundo que les rodea que no sirva para la propia producción, insertándonos en una lógica capitalista que sólo pude ser contrarrestada por el fanatismo de una fe y un arte inmersos en la absoluta irracionalidad, pero dominados por unas rígidas normas de producción que no se pueden poner en cuestión desde un plano teórico, ya que el único criterio de verdad viene desde la urgencia de una utilidad absoluta y acrítica, llegando a la conclusión de que entender el mundo consiste en ponerle una medida, un precio, un límite, que permita igualar una cosa con otra, sin tener en cuenta los ambitos de la realidad que no se dejan igualar, intercambiar y por lo tanto vender o comprar.

Esta es una explicación que permite entender la combinación perfecta entre capitalismo y fe. Esta combinación debería dar como resultado una contradicción manifiesta, sin embargo todos conocemos el amor fraternal entre el pensamiento capitalista y la tradición, lo cual nos indica, cómo el ámbito moral y el ámbito económico mantienen una relación de mutuo respeto basado en la barrera infranqueable que les mantiene alejados, siendo el peor enemigo de la economía y de la religión, el desarrollo del pensamiento en torno a cuestiones que la fe y la economía han considerado impensables.



Por eso el creador de ideas, conceptos, ciencia, música, arte etc, debería darse cuenta de su potencial revolucionario y atreverse a volver a realizar ese tipo de discursos mal llamados "metarrelatos" que puedan ser capaces de pronunciarse sobre la pregunta por la verdad, la cual es la única capaz de mantener esa tensión necesaria entre la fe y el conocimiento, que permita romper esa barrera en la que el ámbito económico puda ser puesto en cuestión.

7 comentarios:

hipopito con orejas dijo...

Oye... ¿tú eres moro? ¿te mola el rollo Islam?

eres guay...

Antonio dijo...

Respecto a la primera parte del excelente texto (a mí me ha hecho pensar y plantearme cosas, sobretodo en un momento de crisis actual en el que las cosas es fácil verlas negativas) quería comentar que tanto en el punto de vista del conocimiento y en el de la religión hay un terreno que es desconocido. Quiero pensar que siempre lo hay en todos los campos (si no, ya todo estaría cerrado). Por tanto parece que siempre hay lugar para la fe, ya sea desde el punto de vista de la religión, o para la hipótesis, desde el punto de vista de la cienca.

De ahí que piense que ciencia y religión probablemente son dos vías de aproximación distintas a la verdad, y que tarde o temprano, en mi opinión, confluirán en un mismo punto. Llámale Dios (concretamente es en lo que yo creo), o Verdad, o el poder de la Naturaleza o del Universo, etc, el caso es que es una única y misma 'cosa'. Es algo así como un intercambiador de vías férreas donde confluyen todas y desde él a su vez se puede acceder a cualquiera de ellas.

Por lo demás, lo importante es que como seres humanos aprovechemos nuestra vida para edificarnos y contribuir a edificar la sociedad/humanidad hacia un sentido de mejoría (más que nada para tener un sentido de avance, aunque a veces para avanzar un paso has de dar dos atrás y tres adelante). Luego la contribución de cada uno será mayor o menor, pero como se suele decir las comparaciones (izquierdas, derechas, etc) son odiosas.

Respecto al capitalismo reconozco que carezco de mucha formación al respecto de sistemas políticos, etc y mi opinión permanece siendo muy de ciudadano de a pie. Es otra de las cosas que me ha hecho pensar de tu texto: lo poco que me he formado en cuestiones como política o filosofía, sin embargo en cuestiones artístico-creativas o culturales, técnicas o sociales me he preocupado más y quizá era para que me reciclase al respecto, más que nada para poder hacer crítica constructiva al respecto, pues afecta a muchas cosas que nos rodean y no sólo a nivel teórico.

Porque así a priori lo que comentas del equilibrio entre capitalismo y fe, no lo veo tan claro. Siempre he sentido la religión, concretamente el cristianismo, como algo contrario al capitalismo, o como si dijéramos, su mejor sustituo. El propio mensaje cristiano es renovador al respecto, en mi opinión, lo único es que no hay que perderlo de vista en tu vida y ser consciente de que uno sólo podrá aportar un pequeñísimo grano de arena, y aún así eso es difícil.

Parece ser que hay lugares donde han evitado el capitalismo (comunas, países donde no pagan impuestos y cosas así), pero ignoro ahora mismo si eso podría ser aplicable a escala mundial. Pensemos también que el capitalismo lleva relativamente poco tiempo y que no cayó Roma en una hora.

Pero en fín, por ahora, desafortunadamente no puedo dar una opinión más elaborada.

fuman dijo...

...el pop nace del capitalismo...todo el arte moderno (y no tanto) nace del intercambio, del capitalismo...Guste o no, es el mejor de los sistemas posibles...
Eso de que el capitalismo y la religión no deben ir unidas de la mano es muy amplio...se podría decir que Jesús expulsó a los mercaderes del templo, acto que instaura el comunismo (de ahí que los comunistas y las izquierdas estén emparentadas ideológicamente con el concepto de cristianismo...es idéntico a la filosofía de Jesús cambiando un pequeño detalle: Jesús. Si eliminas de la ecuación la figura divina, te quedas con lo mismo...De ahí esos aires mesiánicos a lo pajín- yo te salvo de drogas, tabaco, etc-Zp..alianza, fraternidad..etc...)Por otro lado, la religión cristiana, como sistema, tiene un principio inamovible: el amor al prójimo, lo que hace que sitúe la vida del otro por encima de todas las cosas...esto deviene en propiedad privada, al menos en la posibilidad de que exista aunque no les "guste" a priori...Pasan los años y las sociedades se construyen de tal o cual forma por aspectos esenciales de ciertas filosofías...Sin darnos cuenta..
No ocurrirá con el islam y otras religiones(donde el sustitucionismo impide que la vida del otro -primera "propiedad privada" sea más importante que la propia vida o fe...de ahí la inmolación como pasaporte directo al paraíso)... La izq y el cristianismo son dos brazos casi idénticos. La iglesia, por narices, permite el capital..
Muchos ataques a la religión están hechos por políticos profundamente analfabetos.
Yo, como ateo, reivindico la democracia de base judeo-cristiana, que, a la larga me permite hundirme en los infiernos. No como el comunismo, isl´´am, zperismo, etc...y todas las corrientes salvadoras que me consideren extraviado.
He dicho.

absurdista dijo...

Se puede utilizar la religión de muchas maneras, pero la peor de todas es la que se alia con el capitalismo y cierra los ojos a la injusticia de una economía que está llevando a la destrucción al planeta y la pobreza de la mayor parte de la humanidad. Está muy bien creer si eso no nos cierra los ojos a los problemas de este mundo. ¿Qué tendrá que ver la propiedad privada con la acumulación incesante de capital? si defendemos la propieda privada deberíamos estar en contra de la acumulación del capital en pocas manos lo cual está dejando a la mayor parte de la población con prácticamente nada. Hay que diferenciar lo privado de lo privativo, en europa podemos ser capitalistas y vivir bien gracias a que hay un ámbito público que no nos deja en manos del mercado, sino tal vez tú y yo tal vez estaríamos en la calle.

fuman dijo...

...es que la acumulación de capital en pocas manos es lo contrario al librecambio...que el sistema haga aguas, está claro...¿pero la solución cual es? ¿Negar a Darwin como hacen los creacionistas americanos y los comunistas?Una sociedad en la que el individuo da para recibir es ideal...utópica, tal vez...¿Realmenete en España el sistema es capitalista o un híbrido donde, verbigracia, hasta hace nada no se podía competir con Telefónica? Y otro detalle importante es el signo del voto/ideología del pueblo...¿La mayoría es de izq y compra casas, compra lotería a mansalva- expresión máxima de fortuna divina- apoyan la bajada a funcionarios, etc??Tenemos lo q nos merecemos

absurdista dijo...

El librecambio no es el problema del capitalismo, el problema es la acumulación del capital en cada vez menos manos, lo cual es un proceso imparable, que está dejando a la mayor parte de la población incapaz de intercambiar nada. El mercado debería ser un intercambio al servicio de una comunidad, pero ahora mismo cuando los mercados crecen, están dejando una mínima parte o nula de sus beneficios a la sociedad que les sustenta. Al final el libre mercado siempre acaba concentrándose en unos pocos monopolios que lo controlan todo, ¿esa es la libertad de mercado del liberalismo? , es decir un supraestado empresarial del que todos los estados políticos son siervos y al que deben dinero de por vida. Yo creo que españa no es un pais capitalista, sino hipercapitalista y esa masa a la que llamas socialista son precisamente nuevos ricos liberales que anhelan un estado para que las grandes empresas no se les coman.

fuman dijo...

...repito,creoq el espiritu del capitalismo es contarrio a la acumulación de bienes o riquezas en pocas manos.Cuando eso ocurre, que ocurre, se pervierte el librecambismo. Digamos que es un monopolio cercano al comunismo capitalista, donde el estado era sólo dueño,así la única empresa toma ese papel..
Lo que creo es que a pesar de ello, la gente está eligiendo de facto su ruina, aunque de boca digan posicionarse en contra (con las jodidas casas, hipotecas, coches, tecnología, miles de discos, libros, etc,,,)Yo. me incluyo y participo.No cargo contra los demás...

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog