Se prohibe tocar en los bares de Madrid. El malestar de la cultura ¿El malestar continúa?

Después de leer ésta noticia no puedo más que ponerme a compartir mi malestar con todos vosotros.


El siglo veintiuno está llevando las peores pesadillas a lo 1984 que yo hubiese podido imaginar, y lo que es peor, con el beneplácito de la población y de la generación más complaciente con el poder de los últimos 40 años. Mi idea era salir a la calle, probar con montar un acto reivindicativo, una protesta con guitarras, diez horas de ruido o algo así, con resistencia ante la policía, con un poco de riesgo y de demostración de fuerza ante el poder coactivo. Me gustaría demostrar nuestro descontento con este estado de cosas a toda esa tropa de ultraderechistas posmodernos que detestan la música en público porque eso hace que la gente se reúna con un fin demasiado poco lúdico y muy cercano al intercambio de ideas, discursos y visiones diferentes de la realidad. Tocar una canción en acústico en un sitio pequeño sólo puede molestar a gente con el corazón realmente podrido y lleno de odio, y que esto pase sin que realmente se les caiga el pelo a quienes han propuesto tal despropósito es producto de nuestra fe ciega en el funcionamiento democrático de la realidad. Algo que nuestra generación considera parte del orden natural del mundo, y que permite, que quien esté en contra de una situación, parezca un amargado e iracundo radical desequilibrado, frente a la felicidad zen de esta "new age" que nos permite ser felices en un charco de mierda. Estoy triste y cabreado, sí, ¿no hay nada que podamos hacer?, no lo sé, tal vez vivimos en una época que es capaz de de disfrutar de su propia autodestrucción.

18 comentarios:

Guille dijo...

Marco, está muy bien todo lo que pones, pero no sé, yo creo que hay que mirar las cosas con un poco de perspectiva.

Estoy de acuerdo, que conste, con todo lo que dices, y Madrid, en lo cultural, y en especial en lo musical, por parte de la administración está a la cola, y con mucho, de cualquier capital o ciudad importante europea, probablemente por el perfil medio del habitante capitalino, perfil que todos conocemos de sobra. Pero seamos un poco sensatos: Cómo legislamos eso? Va un notario y da fe de que es un concierto en acústico y sin batería? La ley es la ley, y si hace falta una licencia, pues que se saque, que el dueño pague lo que tenga que pagar y que adecúe su local.

Sí, es una medida recaudatoria, y es una putada, pero lo que yo creo es que las salas también tienen que adecuarse a la ley, que para eso está. A los músicos nos sangran y nos ponen unas condiciones infames, cuando en otros sitios de Europa es hasta rentable tocar..., así que cabe más bien preguntarse quién es el responsable de esto, si realmente la administración o los dueños de las salas, que quieren hacer negocio, gastándose lo menos posible (o nada en absoluto) en adecuar sus, por otra parte, lamentables instalaciones (en la mayor parte de los casos, con contadas excepciones).

Y respecto a lo de hacer fuerza..., Marco, hijo, somos cuatro gatos. Te recuerdo con cuanta ventaja ganó Aguirre las elecciones? Y veremos con cuanta ventaja gana las de este año, que va a ser tremendo.

Lo que sería interesante es organizarse como colectivo y sacar nuestra música adelante, al margen de empresarios de la noche y de políticos.

El desdichado de la Mancha dijo...

Guille, yo llevo mucho tiempo defendiendo la idea de conciertos fuera de bares. Ahora cuando llegue la primavera, deberíamos irnos a los parques con nuestras guitarras.
Incluso un cita concierto aplasta acústico mensual, donde todo él que quiera pueda traer su guitarra, y le pondremos un micro enchufado a una batería.
Lo que sería un sueño sería encontrar un lugar donde poder organizar conciertos eléctricos, como la casa roja de K récords.
Yo siempre he defendido la idea de coger entre once o doce grupos, y pagar un local de ensayo, no para ensayar, sino para tener una minisala para dar conciertos, discutir, beber lo que nos de la gana, gritar lo que queramos, hacer ruido, todo al margen de los bares, los medios y las discográficos.

absurdista dijo...

Por lo que tengo entendido el tema de las licencias en madrid rezuma corrupción. La legalidad no es justa y creo que una ley injusta debería ser juzgada. La situación del ayuntamiento de madrid es irregular en muchos casos y la justicia no está actuando. Para mi la única legitimid que tiene este gobierno ahora mismo provene de la fuerza, no de la justicia, y que haya una mayoría detrás tampoco puede estar por encima de ciertos principios básicos.

absurdista dijo...

Claro que sí Dani, ya que los bares se han vuelto lugares tan hostiles, deberíamos echarnos a la calle, esperemos que ahí si que nos podamos reunir

absurdista dijo...

¿Por qué no hacer fiestas aplasta en la calle? yo tambien llevaba fantaseando mucho tiempo con ello

Guille dijo...

Aplasta será el sello Factory Records de España?

Vais a montar una Factory? Para eso hace falta ser Tony Wilson y tener pasta...

Guille dijo...

Bueno, mirad esto:

http://www.hereunidoalabanda.com/?p=2331

Que la cosa está muy mal, pero nosotros también agrandamos las cosas en exceso.

Raúl Querido dijo...

En cuanto haya unos cuantos días seguidos de buen tiempo deberíamos organizar un concierto en Parque Sur ( Pza. Elíptica).

Sergio dijo...

Madrid es Madrid y si que es verdad que debería tener salas como Dios manda, y la verdad que algunas hay, pero creo que muchas de ellas deberían mejorar a lo que acústica se refiere.

Por otra parte, no soy de Madrid, soy de Valladolid, y aquí de las pocas salas que había, ahora nos limitamos a 4, con lo que os podeis imaginar la impotencia que uno puede sentir al ver que un día vas a un concierto y al siguiente no se puede actuar.

Solo espero que lo de Madrid se quede en un rumor, ya qe lo de aqui es una realidad.

Por cierto Raul, me encantan tus canciones, asi que estare atento por si acaso realizas un concierto en Parque Sur o en otro lugar.

Cancioneru dijo...

No deja de ser curioso que la misma comunidad que ha decidido no poner a penas medios para controlar que no se fume en lo bares (18 personas frente a 100 en Barcelona, leí el otro día), tenga tanto interés en eliminar conciertos. Una muestra más de lo banal que es la política para los asuntos a pie de calle. Posiblemente ni si quiera responde a fines opresivos (¿quien a fin de cuentas va a querer oprimir a cuatro gatos que tocan en bares?), sino, como dice Marco, tenga más que ver con una búsqueda de una paz de consumo, comoda y de clase media (aún hoy esta última, el grueso del censo). En cualquier caso, yo he llegado a un punto en que creo que, lo que no exista y queramos que exista, lo debermos inventar nosotros. Tocar guitarras en el Retiro aún no está prohibido. Una reunión musical, pero seria (estoy de acuerdo con la espontaneidad, pero no con la cutrería, que suele asociarse más a la escasa autoexigencia que a la libertad, y que suele ir en contra de la idea cultural que se defiende), es decir, auténticos conciertos acústicos, una vez al mes, en pleno Retiro, donde además se puedan comprar cdr, maquetas etc. es sencillo y aplicable, e incluso puede seducir a algun practicante del parklife. Pero más que hablarlo hay que hacerlo. E insisto en la necesidad de crear una página web seria y bien facturada que centralice este tipo de actividades y ofertas culturales. Sed realista, lo que no tengamos, es por que no lo queremos conseguir. Echándole tiempo y ganas podríamos solucionar al menos, algunas de las carencias severas de la actividad cultural underground de Madrid. Otra cosa es que elijamos instalarnos en la queja. Ala! Ya he soltado mi parrafada.

Graciela López dijo...

HOla amigos...
Leyendo el artículo, me parece muy sensata la opinión de Guille. En otras palabras, los músicos profesionales estamos a la misma altura que los mendigos: tocando sin contrato, sin condiciones mínimas... y lo peor, últimamente algunos sitios piden un mínimo de gente o comienzan a cobrar el bolo del sonidista (en muchos casos se puede tocar con equipos propios, dado el tamaño de los pequeños bares...).
Ahora bien, hecha la ley, hecha la trampa ... hay sitios que se dan de alta como asociación y obtienen una licencia de "actividades inocuas", de esta manera el concierto se transforma en una actividad asociativa...
Hay maneras..
Pero no olvidarse de las condiciones de trabajo de los músicos, ya que la mayoría de estos sitios nos utilizan para llevar público los días que no entra ni el loro .... OJO al PIOJO.
Esperemos que se solucione todo esto

Cancioneru dijo...

Organicemos ya un Live on the garden!

Antonio dijo...

Me parece buena idea lo del Retiro o lo del local de ensayo. Pero también montar un local adaptándose al formato acústico aunque sea. ¿Qué pasa con Pacific Street?

El profesor de la Mancha dijo...

Parece que hay ganas de hacerlo, así que se hará, En cuanto la niebla se levante, y el frío se marche de aquí, celebraremos la primavera Aplasta! Sin límite de tiempo, sin entrada y sin prohibiciones de ningún tipo!

troche y moche dijo...

Oye...
¿es verdad eso de que es este el padre de Koldo?
http://www.youtube.com/user/moyatakotka#p/a/u/0/B60BFhgGMz4

Anónimo dijo...

La verdad es que mi padre (presente en el vídeo) y yo solemos celebrar las fiestas de esa guisa. Luego, como la gente de bien, nos ataviamos con un taparrabos y vamos por la ciudad a cazar sociatas.

Koldo

Jorge dijo...

Hola amigo!!
De acuerdo en casi todo lo que dices. Me parece genial reivindicar la música en directo, pero que yo sepa, no son sólo ultraderechistas como dices en tu artículo los que prohiben cosas. La ley Sinde no la han ideado ultraderechistas precisamente, y es la manifestación coactiva más reaccionaria que se ha visto en este país en los últimos tiempos. La ley Anti-Tabaco no la han ideado unos ultraderechistas reaccionarios como dices, sino que ha sido un gobierno "progresista" como el del psoe quien la ha parido. Ya sabes, si te gusta fumar, a la puta calle... Y podría seguir. Estoy a favor de cualquier manifestación musical o cultural, pero no que se tache de reaccionario a cualquiera y de cualquier manera.
Saludos :-)

absurdista dijo...

Entiendo, practicamente todos los partidos realizan leyes prohibitivas, pero en este caso los tiros iban más por el caracter medio del gobernante extremista ortodoxo madrileño obsesionado con todo lo que hulea a juventud, rock and roll, y sexo, y por qué no, a sus votantes desencantados, muchos de ellos que desde un punto de vista posmoderno ven que las izquierdas y las derechas son iguales, y por lo tanto se quedan con la mas dura tradición, no por convicción sino por eliminación del juicio, al considerar el juicio, la razón, demasiado anticuado y la tradición y la fe como algo más auténtico y visceral. Esa es la gran masa acrítica juvenil que ha dado todos sus favores y bendiciones a todo lo que huela a rancio subiéndolo a los altares de la posmodernidad. El autoritarismo de izquierdas se puede criticar con virulencia, de hecho las mayores críticas e indignación sociales casi siempre recaen sobre medidas supuestamente progresistas, pero el de derechas depende de ámbitos inalcanzables a la razón y se suelen solucionar con gracietas de esperanza aguirre en televisión, alegando al salero, el arranque, el poderío o ese tipo de cosas tan castizas, que dan la razón a dios, al porque si, o al lo digo yo.

un saludo!

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog