El intento del mercado de conquistar internet. Los mediáticamente incorrectos

Los intentos de controlar el mercado por parte de la industria cultural para legislar en contra de la libre circulación de contenidos en la red,  se ha convertido en un instrumento de control y de censura encubierta, incluso como el mejor método para controlar la libre circulación de los contenidos independientes sin pretensiones comerciales.



Pero el problema generado proviene de una lucha entre dos mercados que implica la lucha entre dos épocas. La industria discográfica y por extensión todas las industrias de la cultura viven de un orden predigital y la industria de las comunicaciones han intentado dominar ese mercado en forma de conexiones mediante las cuales se pueda acceder a contenidos.


Lo que interesa a los creadores independientes es la posibilidad de difundir de una manera gratuita sus contenidos, y por lo tanto la publicidad pagada, los medios comprados, y la insistencia en determinados artistas o contenidos que a nadie interesan ya, empiezan a perder la efectividad propia de los medios tradicionales, a causa de que en internet la publicidad y los críticos al servicio de la industria no pueden eliminar la existencia de una realidad a la que todo el mundo puede acceder y es mucho más creativa, libre y en la que abunda la calidad.

Cuando el público puede comprobar que se nos vende un producto mercantilizado disecado y de calidad dudosa, mientras todos los días se generan contenidos de calidad ofrecidos de una manera gratuita, o por un precio acorde con el formato digital que va directamente al productor de la obra, podemos entender el terror que causa a la industria y a sus medios esta posibilidad.


El intento de controlar el my space por la publicidad de los grandes medios fue el comienzo de su decadencia, además este control ha sido seguido de una persecución a todos los medios alternativos de difusión, impidiendo el intercambio de música en soulseek, megaupload, y ahora twitter, con restricciones en muchos países, impidiendo que la revolución de internet nos abra a las posibilidades de generación de una comunicación directa y global.



Mientras el negocio independiente funcione mediante filtraciones de contenidos desde una agencia de management con visos de poner en circulación un producto para un público potencialmente consumidor de festivales de verano, la existencia de otras realidades será una amenaza y los ataques de los voceros del régimen intentarán ocultar todo lo que no sea mediáticamente correcto, intentando anular el juicio estético, amparados en la consigna de que el cliente (consumindor)siempre tiene la razón.



Sólo hasta que las posibilidades de control en internet sean cada vez más potentes y se puedan eliminar los contenidos y las realidades que perturban el control total por el mercado, la libertad de acceso será un hecho. De momento internet vive de nosotros, las tierras son libres, internet vive de gente que hace canciones, blogs, etc, y él nos cede su espacio a cambio de que la gente quiera contratar sus servicios. Cuando nosotros hayamos hecho el trabajo sucio, las tierras de libre tránsito serán reconfiguradas y cada espacio empezará a valer cada vez más, el gran mercado se habrá apropiado de todo, y la resistencia tal vez vuelva a ejercerse desde los medios tradicionales, si estos aún siguen existiendo.  El traspaso de poderes aún está siendo lento, pero poco a poco esta tierra libre que se nos ha entregado para hacer el trabajo sucio será reconquistada por el imperio de las multinacionales. Si ahora quieren controlar contenidos es porque cada vez es más evidente que el mercado tradicional está muerto y los que nos movemos por aquí estamos en un espacio en el que aún se pueden ofrecer contenidos creativos, y mcho más interesantes de que nos ofrece la industria.

En el futuro las grandes guerras se harán en la red, las guerras por el control de la información y de la cultura. Una vez que todo se mueva por aquí el que control de la opnión pública y por tanto la legitimación del orden político y social.

El brazo político del mercado, es decir el derecho, se está moviendo. Están aumentando el control, creando una opinión pública favorable a la autocensura, y en un tercer paso criminaliando y creando culpables.

Atentos que intentarán eliminarnos.

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog