Economía y paranoia. Sindicatos: La corporación de la corbata

La situación es desastrosa, vivimos en un gran desastre, hay muchos augurios, todos parece desmornarse, 2012 parece ser el final, hay una posible guerra contra Irán, una nueva guerra civil en Siria, un nuevo capitalismo a la manera del siglo 19 pero sin el contrapeso de una alternativa político-económica. Hay una generación de jóvenes dispuestos a trabajar por lo que sea y como sea, y otra parte de jóvenes que triunfaron como ninguna otra generación y nunca se preocuparon de aliarse con los perdedores de su generación, y ahora esto es utilizado por la patronal para que nos enfrentemos entre nosotros con la amenza de acabar con los únicos puestos de trabajo dignos a costa de multiplicar los trabajos basura a los que muchos se aferrarán como un clavo ardiendo. Mientras, otros serán expulsados de sus trabajos con una hipoteca sin pagar y a riesgo de quedarse sin nada después de años de trabajo. Precarios contra precarizados, esa es la reforma laboral, que tu hermano pierda su trabajo de toda la vida para que tres parados de larga duración hagan lo mismo,  por menos dinero y con menos derechos.



Está claro que no podemos pedir a los parados que dejen de trabajar en condiciones que degradan a todos, pero es que la crítica de la derecha es fulminante, y es que los sindicatos han sido corporaciones de privilegiados que no se han preocupado de los que se han quedado fuera del juego y ahora tienen que aceptar que no representan a la mayoría de una juventud precaria que es capaz de cualquier cosa, el problema de unos sindicatos que han tratado los derechos como si fueran privilegios nos ha costado la exclusión social de casi una generación entera, a la que incluso votar a la derecha les da alguna esperanza de que un empresario pueda ver en ellos un motivo para explotarlos, por eso no nos extrañemos de que la explotación beneficie a la derecha en las urnas y en especial que ese apoyo venga desde los más desfavorecidos.


 Mientras unos piden que no les exploten, otros están deseando que les exploten y en esta contradicción nos enfrentamos a un periodo en el que los sindicatos y los partidos de izquierdas sólo tendrán el apoyo de la corporación de la corbata, mientras los trabajadores sin trabajo buscarán un patrón bigotudo y con una gran barriga que les de de comer y les permita pagar la hipoteca.

3 comentarios:

Jose dijo...

Hola Aplasta Absurdista,

Espeluznante todo lo que está llegando y lo que me temo que llegará.

Y encima han conseguido dividirnos y solidarizarnos con el de arriba en lugar de con el de al lado. Tenemos dentro de nosotros el cáncer del egoísmo y están logrando hacernos sentir vencidos.

De todas formas, la cuerda se está tensando DEMASIADO (cargas policiales a NIÑ@S en Valencia, detenid@s semanales, prohibición del derecho de reunión y toda pérdida de derechos sociales) y algunos ven en la lucha griega nuestro futuro.

Difícil no sentirse profundamente pesimista...

Anónimo dijo...

Muy acertado todo, cambiamos derechos por hipotecas y con eso creimos tener el control de nuestro futuro, ahora somos esclavos

maddie0147 dijo...

Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Madison
maddie0147@gmail.com

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog