Se cae el mundo...y baila la medusa


En algunas ocasiones se producen encuentros mágicos entre personas de lo más improbables, y a veces cuando dos de estos individuos se encuentran por casualidad en la maraña de la población, algo dentro de ellos hace click. A partir de ese momento sus mundos imaginarios, por alguna afinidad o complementariedad misteriosa, se entrelazan, crecen y es habitual que las dos criaturas se pasen horas hablando y explorando las ideas del otro. Mientras se abren paso entre selvas de nuevos conceptos, no es raro que se encuentren lugares conocidos y se asombren de ellos. Las noches no se acabarán, los días se perderán en la contemplación de todo lo descubierto, y muchas veces esta colisión de espíritus afines termina en una gran amistad o incluso en amor verdadero. Si hay suerte, pueden acabar dando fruto en familias, historias, cuadros, libros e incluso grandes discos.


Así me imagino yo en el ojo de mi mente el encuentro entre Lolo de Hazte Lapón y Raúl Querido, seguramente por las historias que me han contado de sesudas conversaciones interminables a altas horas de la mañana en un autobús de Barcelona a Madrid, después de tres días sin dormir. Todavía hoy se les puede ver en los conciertos de Madrid discutiendo algún pequeño detalle del disco que están grabando, incluso cuentan que hay cds llenos de grabaciones de Lolo hablando de ideas, conceptos y planes para las canciones que están por venir. Llevan ya varios meses gestando la criatura en el desván de Raúl, y para ser completamente sincero, cuando les escuchaba hablar yo no estaba muy seguro de qué diablos iba a salir de todo aquello. Me habían llegado rumores de canciones con más de 170 pistas y otras quijotadas, que me causaban tanto interés como preocupación.


Sin embargo, al oír el nuevo single se desvanecieron todos mis miedos. "El baile de la medusa" y "bucles" son para mí de esas canciones extraordinarias que, después de oírlas una vez, es imposible no escucharlas dos, tres, o cuatro veces más. Ahora, espero ansioso escuchar las otras trece canciones que incluirá el disco, que promete estar lleno de ruido, experimentos y sobre todo, grandes canciones.




Hazte Lapón son un ejemplo de esa clase de grupos que hay que mimar cuando empiezan, incluso si no te entusiasman demasiado sus canciones, porque puedes entrever que tras sus intentos hay algo muy interesante, un mundo interior o imaginario deseando salir. Ninguna de sus canciones parecen azarosas. Todas tienen una historia detrás, meditada y pensada, sentimientos e ideas que están deseando cobrar vida. Si les dejas tiempo, antes o después brotarán grandes cosas como "bucles" o el "baile de la medusa" y de repente, gracias a ellos, el mundo es un lugar un poco menos feo y menos aburrido.

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog