Los gafaflautas y perloflautas





La acción directa es una acción autoorganizada de una iniciativa individual o grupal enfocada a dar respuestas puntuales a situaciones concretas. Desde hace muchos años, tal vez desde que tenemos uso de razón, en españa los conciertos autoorganizados venían en su mayoría del entorno del punk, el hardcore o cualquier música cercana al entorno de las okupas (reagge, ska, meztizaje, rock radical,  flamenquito, músicas del mundo), pero el pop había sido cosa de estudiantes de carreras superiores, profesionales liberales, o simplemente hijos con una herencia suficiente para poder disfrutar de un ocio con aspiraciones culturales. Aunque nos duela reconocerlo el pop español siempre ha olido a post-franquismo.  Hoy parece que hemos descubierto que el sueño de la democracia era post-franquista y que gran parte de lo que somos lo es también, incluso nuestra seguridad social, y tal vez no debería ofendernos sino hacernos conscientes de lo que hay por si algún día queremos escapar de ello.


Pero pasando al tema que me ocupa, quiero referirme a que siempre ha habido excepciones libertarias dentro del mundo de la melodía y los acordes menores, pero hoy en día las vemos proliferar al ser más evidente como gran parte de la clase media europea que creció como una necesidad del mercado ya no es necesaria para él, y su exterminio económico e incluso físico es una prioridad económica política. Por eso los seguidores del pop y de la cultura más snob están alarmados y amenazados y ahora tienen una especial simpatía por los movimientos anteriormente tachados de marginales, perroflautas, antisistema, pies negros, abrazando su causa como ejemplo de vanguardia, el buen hacer, la lucidez extrema. En otras palabaras, ser punk es cool.

Preparémonos a disfrutar de una nueva generación de perloflautas y gafaflautas, es decir pijos e indies que han perdido su estatus y ahora tienen conciencia de clase, estos nuevos indignados con el PP y el POP prometen una nueva radicalidad, tan cercana a la extrema izquierda como a la extrema derecha, con muchas propiedades inmuebles pero sin dinero en el banco. Veréis como ahora las Okupas se llenan de perlas, incluso abundarán camisetas de grupos de pop indignado con la situación económica y política, los grupos punk de toda la vida serán el referente y cosas como el Donosti Sound o Carlos Berlanga serán denostados.

Esta nueva especie de individuo es un subproducto de la crisis de la sociedad de consumo, un consumidor que ya no puede consumir pero que intenta mantener su precariedad como un acto estético, encontrando en la marginalidad algo provocador y cool. Encuentra en el acto de transgresión un fin en si mismo, pero no quiere mostrar un compromiso con nada concreto, sólo estar a la contra. Sus actos tienen que estar desprovistos de propósitos ya que si su acción fuera efectiva y libre eliminaría la capacidad de transgredir necesaria para mantener su impulso. En ese sentido, han recogido la herencia del nihilismo del indie y sus aspiraciones estéticas barnizándolo con la radicalidad del punk marginal o antisistema.

En cierta manera tú y yo ya somos un poco Gafaflautas






4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los conozco perfectamente, sois vosotros

Alonso Hijauhusb dijo...

También llamados Gaflautas

Absurdista dijo...

es verdad, por sonoridad pasan a ser oficialmente gaflautas! se lo pasaré a la RAE con la colaboración de Hi Jauh USB!! gracias!!

Anónimo dijo...

el otoño me tiene hasta el coño, u los putos invaiders de postureo tambien.

demadrid

Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog