Tocata Aplasta tus Gafas de Pasta

Las fiestas y convenciones Aplasta tus Gafas de Pasta han sido una de las mejores maneras de crear alegres redes de amistad y apoyo mútuo, han servido para conocer a en persona y entablar largas amistades con grupos a los que admirábamos, como por ejemplo Gúdar, Cómo Vivir en el Campo, Hazte Lapón o Esquimales. Por eso, era irremediable montar una nueva fiesta con el espíritu que vió nacer el último recopilatorio Trasandino, por eso la próxima fiesta va a ser llamada "Tocata" que es como llaman en latinoamérica a las reuniones de los grupos que admiramos, siendo fieles a ese espítitu de autogestión y apoyo mútuo que también compartimos en Aplasta tus Gafas de Pasta. Para celebrar este encuentro tendremos a Duna Haller, creadora musical y poética trans, que esta vez ha preparado un recital acompañado de sonidos electrónicos y experimentales. También nos acompañarán Club de Canciones, un grupo-colectivo de canciones pop, con el espíritu del primer folk, del primer punk, y de lo que en los últimos años se ha denominado anti-folk, es decir, canciones interpretadas en su mínima expresión, y en su máxima intensidad. Y por último, la actuación y presentación al mundo de uno de los mejores secretos guardados en el pop madrileño de los últimos años. Tenemos el privilegio de presentar a Perro Amigo, que ya participaron en último recpilatorio Aplasta con su alucinante canción Enemigos Invisibles, que nos causó amor a primera escucha. Os invitamos a todxs a venir a este evento y a crear nuevos lazos y redes frente al falso underground sin ética de la tendencia.


HI JAUH-USB?. LOS ORÍGENES. Por Alfonso Domínguez Vinagre




La Associació per la Cultura Independent Hi-JauhUSB?, que es como se llama la cosa, es el colectivo más creativo, divertido, genial y autogestionado de la escena musical de Barcelona y del mundo mundial, y se queda uno corto. ¡Y funciona! ¡Coño que si funciona! ¡Que se peta cada sábado por la tarde, en cada concierto, en cada fiesta! Es lo alucinante. Y que sigue, que está vivo. Que crece. Que no deja de parir proyectos y propuestas!

El Nele se enteró de aquel local en un callejón perdido del Poblenou, con el toque kitch del anterior inquilino jipi; era bastante caro pero estaba lleno de paz, amor y posibilidades. Que lo veía: el punto underground, a la entrada una barrita, al fondo una salita de conciertos y los servicios, arriba el estudio de grabación y el amplio local de ensayos, la sala de partos. Y les fué con el cuento a los otros, en Esplugues. Porque las raíces del Hijauh no están en la ciudad, sino en el Baix, donde nació una feliz conjunción de gente linda que quería construir mundos y compartirlos. Se cumplen tres años ahora de su presentación en sociedad, pero fué largo el camino. Un viaje que les llevó desde Bellvitge a Esplugues, hasta recalar finalmente en el Passatge Caminal del Poblenou. Hacemos un poco de memoria. Colectiva.  


                           


Los Folguis y Los Probeta, dos jóvenes bandas del Baix, serán las raíces últimas, las dos patas originales, del universo Hijauh. Ya decía el Génesis que todo lo realmente importante se engendra en el instituto, cuando se juntan los raros y se le coge el gustillo a la afinidad. Manuel (Nele) Navio y Albert Espunya iban juntos al cole y desde su primera juventud tocaban canciones de gente rara. Y oían mucho grupo noventero. Creo que se colgaron del Daydream Nation. A Olivia Mateu, que era una chica muy especial, la conoció Albert currando en la FNAC, con ventipocos y se juntaron y eso. Y ya eran tres que flipaban con la música rara y querían hacer música juntos. Independiente y no convencional. La proximidad de la escenita del Baix, El Prat, el Depo, David Rodríguez y los idolatrados Beef actuarían como faro y guía. Y como Olivia tenía formación y tocaba los teclados pues los tres montaron un grupino indie-pop con Joaquín Luna y Guille Mendía al que llamaron The Folguis, con su punto folkie, su punto pop y su punto marciano. Se repartían las tareas de composición y las voces entre Olivia, Nele y Albert. Cada uno solía cantar las suyas. The Folguis grabarían una maqueta casera con  canciones preciosas como la épica "Carmela", la saltarina y folkie "Lines", "Casius", llena de detalles líricos, la intensa y oscura "Recorrerás", casi un anticipo de lo que será Tirana, o la inclasificable "Al Oeste Virginia-Pomme du teau". Las difundieron a través del Myspace y en el circuito de cercanía. Dieron un par de conciertos y recogería algunos temas Marco Alborotador en el programa "Aplasta tus gafas de pasta" de Onda Merlín. Los registros permanecerían inéditos. Tras la marcha de Joaco y Guille los tres emprenden un salto cualitativo impulsado por Albert. En verano del 2007, tras las fiestas del pueblo de la abuela, en la turolense sierra de Gúdar-Javalambre, Albert, Olivia y Nele ya eran otra cosa, ya eran Gúdar. Empezaban a tocar las cancionacas que salían de la cabeza y garganta locas del Albert y a grabar las primeras maquetas caseras con Nele al bajo y Olivia a los teclados y los coros. Nada sonaba igual a aquello. 

Los Probeta serían la otra pata. Lo de Jose Arrán, Eloy Bernal, Elena Comas y Alberto Rodríguez también viene del cole y del Baix. Viene de muy lejos lo de Probetas. Alberto y Eloy se conocían desde la más tierna infancia y desde los siete estudiaban juntos en la Escuela Municipal de música de Esplugues. Tocaban la sinfonía de los juguetes con carrillones. En el verano de 1995 crearon Los Niños Probeta en un banco del parque. Una amiga de clase les presentó a su hermano y se enamoraron de la guitarra de José Arrán. En febrero de 1996 empezaban los tres a ensayar, daban su primer concierto en el Casino de El Prat, que era su garito, y nacían como grupo. Dos años después incorporarían a Marta Masanés al bajo, pero Marta era muy vergonzosa y lo pasaba fatal las pocas veces que pisaban el escenario. Cuando abandonó engañaron a Elena Comas para sustituirla, porque tenían un bolo inminente, y cerraron la formación definitiva. Eloy y Elena ya eran inseparables desde ni se sabe e iban juntos a la universidad. Una buena pandilla, ahí está ya el Javi de Mallorca, que rulaba por los antros del Baix. Sería el 2002 o asi. Con el tiempo acortarían el nombre porque la gente lo  simplificaba: Los Probeta. Frenéticamente componían y grababan en cintas caseras canciones de pop urgente de guitarras noventeras, con fuerte componente instrumental y letras curiosas, sin más pretensiones que disfrutarlo. Mucho ingenio y mucho disfrute. Centenares de canciones compusieron Los Probeta, señores. Las tareas de composición y las voces las compartían también. Ensayaban muchísimo y tocaban poco. Todos los sábados. Llegaron a ensayar y a hacer fiestas en las aulas de un colegio público. Hacían solo dos bolos al año, pero no abandonaron. En el 2006 celebraron su décimo aniversario con un concierto en el mítico Casino de El Prat, donde empezaron. El vínculo con El Prat siempre fue fuerte. Entre el público ya andaban los otros dos pájaros, Nele y Albert. En esa época de efervescencia creativa, parirán un buen puñado de preciosas canciones frescas y prometedoras. Algunas las grabarían, autoproducirían y autoeditarían en el album "Cambrils", dándolas a conocer también a través del Myspace. El 2º vol. del recopilatorio "Aplasta tus gafas de pasta" (2008) recogería "Jóvenes", cantada por Alberto, que sonaba a himno de crecimiento y autoafirmación. Nunca dieron por cerrado el proyecto.






El encuentro entre The Folguies y Los Probeta  tendrá lugar un feliz día de finales de 2006 en un concierto ilegal en un sótano de Gràcia con otras bandas del Baix que interrumpió la policía. Ahí empezaron a juntarse. Albert, Eloy y Elena se conocían de verse en la uni, ya se habían intercambiado canciones de sus proyectos y se reencontraron allí. Se hicieron amigos. Meses después, y va a ser también septiembre, los dos planetas coordinaban su órbitas, conjuntaban sus energías y surgía la chispa y la luz. Los seminales Gúdar y Los Probeta pillaban juntos un local de ensayo en Bellvitge, enredándose en un frenesí de amistad y proyectos conjuntos; estaba sembrada la semilla del colectivo Hi-jauh USB?. Bellvitge fue un segundo hogar; el hogar donde nacieron los sueños. Pero son aún un universo cerrado que implosiona en comunión y ganas de hacer cosas. Apenas se relacionan con otras bandas, otros ambientes. Tocan poco en directo. Unos bichos raros en el panorama catalán. No están demasiado conectados con la escena de la música alternativa e independiente de Barcelona, ni mucho menos con la nacional. Están buscándose. Construyen un mundo propio que empieza y acaba en un local donde se adora a los Beef y se suda creación colectiva. No es poca cosa.




Entre finales de 2007 e inicios del 2008, Alberto, Eloy y Elena se integran en Gúdar, sin desintegrar  Probetas, conformando la matriz definitiva del grupo. Se quedaban al ensayo y acabaron cogiendo sus instumentos y tocando con ellos. Así de simple. Nuevo cambio de local en Bellvitge y años muy locos y sinergias: se abría una época intensa de creación de temas, grabación, autoedición, bolos, fiesta, gestión y efervescencia de nuevos proyectos. Todo desde la más estricta autogestión del Háztelo Tú Mismo, a salto de mata entre curros y familias, que los críos empiezan a nacer. Rascándose las pelas y el tiempo van pillando equipos para grabar las canciones con cierta dignidad técnica. Invierten y juegan al futuro. Ese mismo año se sacan de la manga El Piñonero Grabaciones, un sello fantasma con el que se lanzan a la autoedición con el primer album de Gúdar, "Grabaciones varias, varias grabaciones" (2008).

El disco daba salida a las primeras maquetas caseras de Gúdar y algunas canciones ya trabajadas con la formación completa y el nuevo equipamiento técnico. Puro low-fi lírico experimental de alto voltaje imaginativo. El trabajo les sirve de presentación en el circuito alternativo madrileño y se produce entonces otra feliz conjunción estelar. Marco y la gente de "Aplasta tus gafas de pasta", que andan escaneando desde la capi el underground emergente estatal, los habían descubierto y se quedan flipados con ellos.




  

Difundirían en el programa de radio las canciones de Folguies, Los Probeta y especialmente Gúdar, alucinando con su magia, su heterodoxia, la cercanía a sus propias propuestas y su excepcionalidad. Incluirán "Una flor en la solapa" en el mítico primer disco recopilatorio del 2007. Finalmente grabarían para el sello el EP "Una flor en la solapa" (2008) que incluía también "Los Animales", "Juliana" y "Nacho Amor"


La conexión definitiva llegaría con la invitación a Los Probeta y a Gúdar para tocar en Madrid en la fiesta de presentación del sello junto a Autofans, el germen de los futuros Alborotador Gomasio. El concierto de la fiesta de Aplasta en la sala El Pez de Madrid, en abril de 2008, es el estreno de Gúdar en los escenarios y un verdadero momento fundacional. La peña se conoce en persona y se gustan. Se entusiasman los unos con los otros. Gúdar lo petó con un concierto intenso y emocionante. Ambientazo y vibraciones extraordinarias. Ciegos de alcohol, disfrute y entusiasmo los del Baix salían de la madriguera y enamoraban de golpe la noche madrileña más alternativa. Son los inicios del estrecho y fructífero intercambio entre el underground catalán y madrileño que caracterizará al Hijauh.



Se crearon entonces lazos y redes de afectos, complicidad, afinidad y colaboración que resultaron esencianes para abrir el proyecto más allá de la intimidad, para darle proyección y fertilidad.  Para tomar conciencia de sí mismos. Versioneaba Gúdar en Madrid a Daniel Johnston, un icono compartido por todos los miembros del colectivo. A partir de la famosa camiseta del "Hi, how are you?" surgió la broma: una transcripción muy libre del lema; "Hi-Jauh"sonaba bien y les hacía gracia. Olivia y Albert idearon más tarde la marca Hi-Jauh-USB? como una plataforma para proyectar en la web la actividad colectiva. La propia Olivia diseñó con acierto el logo y el artwork que pondría imagen al concepto.
Y el salto a un nuevo local en Esplugues, donde madurará la idea  y dónde proyecten constituirse en asociación. Cerquita de casa. El local de Esplugues es ya una factoría creativa, una red emocional y un hervidero de ideas. Lo acondicionaron, insonorizaron y montaron un estudio de grabación medio decente. En Bellvitge ya se habían lanzado a editar material de otras bandas, como el EP "7" de Tyred Hippo, la banda neofolk de Ferrán Baucells, a los que conocerían también en un bolo ilegal y quien de alguna manera quedaría atrapado en el círculo de proximidad del colectivo, como también Javi, Guille, Valle y muchos otros. Cada vez más. En Esplugues consolidan Gúdar sobre las bases compositivas de Albert y el trabajo colectivo de las canciones. Experimentan con los cacharros. Crean sin límite. Ya habían grabado y editado "Las Perras EP" (2009) de Gúdar, cuatro temazos con los que se proyectan a nivel estatal y comienzan, a golpe de entrevista, reseña y boca a boca, a fraguar su leyenda de grupo de culto.
Ya les salen bolos. En septiembre muestran un repertorio muy completito en el Depo, con muchas de sus canciones clásicas, de nuevo junto a Los Probeta. Septiembre es un mes importante en el universo Hijauh; el mes en el que surgen las cosas. El bolo del Weke Weke en Llavaneres queda también en la memoria de la gente. Por otra parte la grabación de "Las Perras" en un estudio de Barcelona les sacaría del Baix y les pone en contacto con la escena, los músicos y las bandas de la ciudad. Se abren horizontes y no remite la fiebre productiva. En Esplugues grabarán y parirán también un album fundamental en la carrera de Gúdar: "Vida Gris 32" (2011), aún bajo la marca de El Piñonero Grabaciones.


  

Todo estaba ya allí, los lazos emocionales, la mayoría de las canciones que pronto empezarían a corear como himnos un creciente número de incondicionales, las bases de una red de apoyo independiente, el apoyo de un círculo de cercanía militante, la semilla de nuevos proyectos musicales, de nuevos activismos.

Aunque la tremenda energía magnética del proyecto Gúdar actuaría como aglutinante y matriz del colectivo, desde sus inicios convivieron proyectos paralelos, y pronto emergieron nuevos proyectos personales de sus miembros, siempre arropados por los demás. De este modo quedó solventada, más o menos, la problemática de compatibilizar las inquietudes e intereses individuales y las metas compartidas. Esa dinámica de emergencia de diversidad, de hiperactividad en un contexto de efervescencia creadora, se intensifica en el local de Esplugues con el pequeño estudio de grabación y obligará a redefinir prioridades. El tiempo disponible es limitado para todos. Alberto ya alternó las percusiones y teclados en Gúdar y Probetas con la composición en su propio proyecto personalísimo, Rorro, impregnado del low-fi lírico marca de la casa. El segundo recopilatorio de "Aplasta tus gafas de pasta" (2008) recogería la encantadora "Vsters". Por su parte Eloy daba rienda suelta a su hipersensibilidad experimental y emprendía Hibernales con su hermana Elisa a la voz. En el estudio de Esplugues, y en su casa, comenzaban a grabar unos temas exquisítamente poéticos. Gúdar no dejaba entretanto de parir canciones. Nele empieza también a componer los primeros temas de los que nacerá Neleonard. Los Probeta quedaban en stand by. Surgen los típicos problemas para compatibilizar ensayos, bolos, horarios, disponibilidades.

En esa tesitura Elena queda fuera de Gúdar sin abandonar el colectivo. Más tarde será Olivia quien decida abandonar la formación ante las dificultades para conjugar los quehaceres. Tiene sus propias inquietudes. Ambas, junto a Nerea, desempeñarán un papel fundamental en la logística y organización y seguirán colaborando en las grabaciones y directos, pero tendrá que pasar un tiempo en dique seco hasta que cristalicen también sus propias propuestas. Primero lo hará Tirana, el proyecto de Olivia Mateu, que empieza a componer al piano canciones casi por necesidad vital tras su salida de Gúdar. Le acompañará Albert a los teclados y los arreglos en un brillante viaje interior al electropop más atormentado y minimalista. Elena se integraría finalmente con Eloy en Neleonard, pero no fraguará su propia aventura hasta que aparezca Anna Fredikson de Los Ganglios por el Poblenou y alumbren el kraut electrónico de Die Katapult.




Y más problemas en el local de Espluges: les robaron. Les birlaron equipos, micros, infraestructura vital para funcionar. Y aún más: el disco duro de un ordenador, donde se guardaban proyectos y grabaciones abiertas de las bandas del colectivo, semillas de futuro, murió. Desaparecieron para siempre como lágrimas digitales en la lluvia informática las maquetas iniciales de Tirana e Hibernales. Irrecuperables. Un palo de los que hunden. Habría que empezarlo todo de nuevo. Se acabaron cansando del local y sus problemas. Había que replantear las cosas. Se plantean, por ejemplo, trasladarse a Barcelona. Y entonces llegó Nele entusiasmado con el lugar en el mundo que había encontrado en un callejón del Poblenou.
Un único problema; el alquiler es elevado, más de lo que pueden permitirse. Dudan, pero el local les convence, se enamoran del espacio, del barrio y lo arriesgan todo. Dan el salto definitivo e idean la forma de hacerlo real y sostenible. En el verano de 2013 un grupo de amigos del Baix se constituyen como Associació per la Cultura Independent Hi-JauhUSB?, del Poblenou. Nele, Nerea, Albert, Alberto, Eloy, Olivia y Elena constituirán el núcleo duro de la cosa. Piensan que los gastos del local pueden autofinanciarse con conciertos de las bandas propias y del underground de cercanía. Montarían un pequeño escenario al fondo y pondrían una barrita con las cervezas y vermut que les permitía los resquicios de la ley. Los conciertos, los sábados por la tarde para los socios. Olivia prestó imagen corporativa a la idea encargándose de la parte gráfica. Lanzaron un Bandcamp ya como Hi-Jauh USB? donde fueron colgando todo el material editado por ellos y los trabajos recientes, como el disco colectivo de homenaje a los Beef "Homenaje a los caídos" (2012). Pusieron en marcha un blog donde verter crónicas y convocatorias. Establecieron redes con colectivos cómplices y vecinos, como la gente de Ultra Local Records, del Shookdown y la de L'Eix Del Mal. Tenían claras las metas, un local de ensayo y grabación para los proyectos propios y los ajenos, un espacio común para la música y la creación artística que les mola, disfrutar juntos, compartir, autogestionar y socializar ese disfrute, compatibilizar lo individual y lo colectivo, promover la creación independiente y alternativa, crear red, y priorizar siempre los vínculos afectivos y la comunión.





Acondicionaron el local durante ese verano y llegó septiembre. El 28 se inauguraba el nuevo Hi-Jauh del Passatge Caminal por todo lo alto con el festival Ultra-Jauh y un cartel de lujo. Compartían festi con Ultra Local y estarían arropados por buena parte de la escena alternativa madrileña y local y una multitud de amigos y de bandas cómplices. Tocaron nada menos que Ran Ran Ran, Alberto Azul, Primogénito López, Alborotador Gomasio, Wild Cirkus, Combray y Raúl Querido. Fue el acontecimiento del año. Lo que vino después, el milagro musical del Poblenou, es de todos conocido. Un no parar de amarnos entre todos, chavaleh!

Unión Estatal de Sindicatos, Músicos y Compositoras



Era necesaria una unión de los músicos para defender unos mínimos legales, ante la situación de precariedad e indefensión a la que nos enfrentamos. La música en este país siempre ha sido una actividad infravalorada y relegada al ámbito de la afición, dejando solamente a las élites culturales la capacidad de aventurarse con éxito en el mundo de la música y excluyendo a las clases bajas la posibilidad de formarse y dedicarse a esta profesión de una manera digna, debido a las dificultades a las que se tienen que enfrentar los músicos ante la falta de recursos, seguridad y derechos.

Si queremos que la música sea un derecho y no un privilegio, deberíamos socializar la actividad musical, es decir, convertir la música en un bien social, asegurando unas mínimas condiciones que igualen la música al resto de actividades productivas. Esto no significa que la música se mercantilice, sino que el mercado existente no se aproveche de un precariado musical dispuesto a hacer de su actividad muchas veces amateur y desinteresada, un negocio para unos pocos.

Por todo esto, hace unos meses surgió la Unión Estatal de Sindicatos, Músicos y Compositoras, con sus primeras asambleas en Madrid y en Barcelona. Durante el mes de Septiembre habrá nuevas asambleas que se irán anunciando en su facebook y en su twitter. Desde Aplasta tus Gafas de Pasta queremos dar todo nuestro apoyo a esta iniciativa. Esperamos que este nuevo sindicato, protagonice los avanaces que hacen falta, y que sirva para que los músicos se comiencen a organizar y a reivindicar sus derechos. Os seguiremos informando

Aplasta tus gafas de pasta 6. Recopilatorio Trasandino







La idea de este recopilatorio nació en el otoño austral de 2016, desde la soledad de la Patagonia y desde el ruido de las metrópolis de Santiago, Madrid y Barcelona. Todas las canciones fueron elegidas por el único motivo de habernos sacudido fuerte desde el primer segundo de escucha. Gracias a todos los grupos por haber compartido sus canciones y por darnos todo su entusiasmo y espíritu colaborativo. Este disco es un homenaje a todos ellos y un intento por romper fronteras y hermanar realidades alejadas en el mapa pero llenas de proyectos comunes.

Sin haberlo pretendido, todas las canciones aquí reunidas esconden el grito de una generación que lucha a través de la música por convertir el individualismo de las ciudades en espacios de resistencia y creación colectiva. 


Así presentamos el Recopilatorio 6 de Aplasta tus Gafas de Pasta. Lo hemos titulado Trasandino porque pretende ser un viaje de ida y vuelta para crear lazos comunes, en esta ocasión entre Chile, Uruguay, Argentina, Perú y España. A través de esta colección de canciones queremos dar a conocer una de las escenas más vivas y esperanzadoras del pop en castellano de los últimos tiempos, que nace desde el subsuelo y se agita sin pausa a través de las cordilleras montañosas y los océanos que nos separan y nos unen.


El cultivo ecológico del pop. Tres años de Hi Jauh USB



Desde hace tres años hay una grieta que se ha abierto en la aburrida, previsible y mimética escena del pop underground barcelonés oficial. Las quijotadas en la música popular orientada a lo minoritario normalmente perecen, o bien son absorbidas por el coolismo de la élite de esa juventud eterna, drogada y bien vestida, en su bohemia precariedad del siglo 21. Cada año un nuevo Primavera Sound, cada nuevo año una nueva tendencia con la que subvertir la moda de lo inmediatamente anterior: barbas, tropicalismo, shoegaze, garaje, synthpop, post-punk.. 

Los campos suelen reverdecer bajo el manto de una lluvia fina y constante, y en este sentido Hi Jauh USB son esos campesinos tradicionales fieles a un ritmo relajado, con la mirada ensimismada en un instante mucho más eterno que el presente, que no se dejan deslumbrar por las tormentas de verano y entienden que los fuertes chaparrones no sirven para nada. Si algo hemos aprendido de estos campesinos pop, es que las canciones necesitan un cuidado especial, un entorno que no tiene nada que ver con esas regiones devastadas en las que la música sólo existe como novedad inmediatamente olvidada. Toda canción necesita encontrar un clima adecuado donde crecer, formar parte de un ecosistema que las haga entrar en relación con su entorno. La virtud de Gúdar, de Tirana, de Los Probeta, de Hibernales, de Neleonard, de Die Katapult, es que han conseguido crear su propio hábitat, donde las canciones son dignas de ser cantadas en la máxima expresión de su sentido.

Fuera de este habitat cuidado, hay un entorno devastado, grandes desiertos y entre medias selvas que son taladas y abandonadas a las tormentas, que erosionan el suelo y evitan la aparición de nada nuevo, con la consiguiente necesidad de la búsqueda y devastación de otra nueva selva. Los depredadores de lo cool siguen arrasando entornos únicos y formas de vida que han necesitado años para formarse, y han cazando animales en peligro de extinción, animales extraños, de esos que sólo han podido sobrevivir en condiciones excepcionales, y serán vendidos como algo único en el mercado orientado a la minoría, a la minoría que paga por diferenciarse de la masa, en algún festival tal vez, ante un público que ha pagado por la contemplación de un ejemplar exótico, pero que ignora los cuidados, la dedicación, el caldo de cultivo y el amor para tener ahí delante a un ejemplar único como Daniel Johnston.

Estos depredadores de lo cool, olvidan el cultivo continuado y paciente que horada la tierra sin echarla a perder y hace posible una recolección anual repleta de grandes canciones, grupos y discos. Hi Jauh USB son ese jardín donde es posible que broten la mayoría de esos tomates que saben a tomate, pero que no están destinados a un gourmet que cocina tomates para una élite, sino que son parte de esa minoría que recolecta para seguir plantando mejores tomates, y que no intenta se aceptada y devastada por el mercado de la novedad, sino que aspira a ir creciendo y configurar un nuevo lugar donde las canciones puedan nacer y crecer durante varias generaciones. Aspira a crear un jardín cuidado y mimado, en un microclima benigno alejado de las tempestades y protegido de esos campos arrasados, llenos de vertederos de canciones y de tendencias olvidadas. La lluvia fina es la que hace reverdecer del campo. Se cumplen tres años en Hi Jauh USB y este año ha vuelto a haber una buena cosecha, por eso hay que celebrarlo. 


La posmodernidad y la nueva política





Llevamos años viendo como la derecha va ganando posiciones y batallas en todo el mundo y aun así tenemos la sensación de que en España estamos resistiendo esa tendencia, de que algo ha pasado aquí que nos hace mantener el pulso y hacer retroceder esa tendencia. A pesar de todo, la hegemonía política y cultural neoliberal es abrumadora y nuestros pequeños gestos son válidos aunque sea solamente a nivel moral. Dentro de esta batalla cultural se atisba la necesidad de crear estructuras que ejerzan un poder real en el curso de los acontecimientos y que puedan atraer y desbordar el ámbito de lo que tradicionalmente ha venido identificando estéticamente el eje izquierda y derecha. Para ello nos gustaría recordar que el término "posmodernidad" no es una concepto a superar, sino un concepto que tenemos que tener en cuenta para hacer un buen diagnóstico de las relaciones entre la nueva política y la cultura popular de los últimos años.

Creemos que para poder entender el laberinto al que se enfrentan los movimientos emancipadores en 2016, es imprescindible ser conscientes de que vivimos en un punto de no retorno frente a los diagnósticos culturales de la izquierda clásica. En primer lugar hay cierta confusión a la hora de entender que papel ocupamos los que en este momento seríamos los agentes del cambio. Se tiende a relacionar a los agentes del cambio como procedentes de las clases trabajadoras, y eso es así especialmente cuando la cultura dominante coacciona y reprime de una manera deliberada la voluntad de una clase trabajadora que se ha organizado previamente. Pero el proceso de destrucción del tejido organizado en las clases trabajadoras, por parte de la ofensiva neoliberal de los últimos 30 años ha sido tan intenso y tan exitoso, que ha dejado a tales clases en una situación de desarticulación y de incapacidad para ofrecer una resistencia real, dejando a los mas desfavorecidos al borde de la exclusión social. La represión solo ha necesitado imponerse en los momentos en los cuales había una resistencia cultural asentada durante años de organización histórica del movimiento obrero.

Una vez destrozada la red de apoyo mutuo de sindicatos y de solidaridad obrera, las clases populares deberían haberse reorganizado mucho mas rabiosamente contra el poder, pero sin embargo no fue así, ya que lo que empezó a fallar fue el propio horizonte de sentido estético y cultural que hace posible que los deseos y las aspiraciones humanas se transformen en actos, y frente a esto no vale el "cuanto peor mejor" ni el "a cuanta mayor represión mayor será la respuesta", todo lo contrario, en el momento en el que las creencias y los deseos de las clases populares han comenzado a desvanecerse como proyecto colectivo, no ha vuelto hacer falta ninguna forma de poder represor porque el pueblo ha asimilado como propios los deseos del poder. Y esta es la gran diferencia entre la lógica dicotómica de la izquierda tradicional, y la complejidad de procesos a los que nos enfrentamos en la posmodernidad a la hora de separar e identificar las múltiples y entrelazadas relaciones de poder a las que estamos sometidos.  Ante la fragmentación cultural posmoderna, tenemos a una gran parte de las clases populares que ya no juegan en el papel tradicional de antagonistas frente al poder, sino que aspiran a participar de la vida y de la cultura anteriormente reservada a las clases medias y altas y a alejarse de los grandes relatos emancipatorios, dejando de lado a aquellos partidos y sindicatos de clase, incapaces de representar las aspiraciones de esta nueva "clase precaria" posmoderna. Esta transformación cultural, tiene un correlato político, ya que esta masa de de trabajadores que aspiran a ocupar el horizonte cultural que antaño era exclusivo de la clase media-alta, ahora también aspiran a ocupar ese lugar político, sustituyendo los grandes relatos revolucionarios, por la exaltación de la democracia radical, el estado de derecho, y la ley, como algo que no hay que destruir, sino que hay que defender.

Por esta razón, los restos de núcleos semiorganizados que resistían en la clandestinidad reclamando revoluciones mas o menos radicales, no han protagonizado de manera directa las expectativas de cambio social en nuestro presente. Es la nueva clase precaria, individualista, hedonista, muy preparada culturalmente y con altas aspiraciones vitales, es la que protagoniza el descontento, y este descontento no se expresa con el deseo de un cambio revolucionario, sino con un afán conservador. Frente a una revolución neoliberal radicalizada, la democracia liberal y la socialdemocracia se han quedado a la extrema izquierda del espectro político, y el descontento y la indignación reclaman que se cumpla la ley.  De esta manera, muchos de los movimientos llamados antisistema y los comunistas tradicionales se han quedado descolocados, y muchos se han quedado al margen, pero otros han intentado transformar la indignación en un movimiento político que incluya la tradición y las luchas de la izquierda, con las exigencias culturales de la posmodernidad. Por esta razón vivimos en una constante ambivalencia entre la necesidad de mantener un movimiento, capaz de articular la necesidad de incluir las expectativas emancipadoras moderadas de una gran parte de la población, que en el pasado decían defender los socialdemócratas, junto a las expectativas de los que entienden este proceso de cambio desde la oportunidad para introducir un desafío a cualquier forma de sistema posible. Esta última opción entendería que procesos como el 15M,  forman parte de una etapa plenamente revolucionaria, y que habría que desviar el descontento de esa mayoría cultural hegemónica posmoderna, hacia posturas propias de la izquierda tradicional, con lo que se aspiraría a dar el jaque mate al sistema.

Lo que intentamos resaltar en este artículo, es que los segundos no son conscientes de este proceso cultural llamado posmodernidad, en el que estamos envueltos irremediablemente, sin el cual movimientos como 15M no tendrían sentido, ya que no responde a las lógicas del antagonismo social que contemplan las izquierdas tradicional tanto anarquistas, comunistas . El potencial transformador del 15M es producto de una defensa y no de un ataque al sistema, y además de una defensa por parte de unas clases populares que en su mayoría ni se sienten clase obrera y que en muchos casos tampoco se sienten identificadas con la izquierda, y que en ese campo de batalla posmoderno, es en donde se juega la pugna por la hegemonía cultural, para una posible transformación a largo plazo frente a un neoliberalismo radical. Una batalla que frente a lo que creen muchos, estamos perdiendo. Si no entendemos esto, estaremos dejando sin resolver el problema de la posmodernidad en la izquierda, y la derecha habrá ganado la batalla cultural, incorporando a sus filas el descontento.



¿QUÉ ES EL POST-INDIE?

El pop siempre ha significado una fuerza de aglutinamiento popular. Los medios de comunicación transformaron una música popular que pertenecía a diferentes culturas en una música popular global. Las músicas populares que se globalizaron fueron, cómo no, las primeras que se vieron bajo el ámbito de influencia de la industria discográfica y los medios de comunicación masivos. Estos comenzaron a explotar toda la tradición americana del jazz, el blues, el folk y rápidamente se extendió a Inglaterra. Aunque el rock identificado con la juventud, no era simplemente una popularización global de músicas folklóricas, sino que sirvió de elemento de identidad de las aspiraciones de una nueva generación de jóvenes que se socializó culturalmente en la era de los medios de comunicación masivos, el cine, la música y la televisión. Estas eran las nuevas correas de transmisión para la siguiente generación globalizada a la manera del mundo anglosajón y de un nuevo lenguaje global.  Esto es lo que se ha venido a llamar cultura pop, o cultura popular de masas,
Esta cultura globalizada siempre ha desarrollado dos facetas; una la de ser el un mecanismo de hegemonía mundial de justificación la forma de vida occidental y concretamente anglosajona, y por otra parte un mecanismo para introducir otros mensajes alternativos que han pervertido esa hegemonía, creando discursos disruptivos, perturbando y pervirtiendo mensajes con esas mismas herramientas.

Los medios de comunicación de masas han sido una herramienta de difusión tan poderosa que quien fuese capaz de tener ese altavoz, tendría en sus manos la capacidad de difundir todo tipo de mensajes y revertir los discursos hegemónicos de cada momento histórico, y esa doble faceta se comprobó en los primeros pasos del desarrollo de los medios masivos. La industria del disco fue una manera de difundir masivamente una canción, un mensaje, y nunca antes ningún rey o ningún emperador habían conseguido difundir un mensaje al mundo de una manera tan rápida y tan persuasiva. Elvis era llamado con sentido el rey del rock y los Beatles se percibían a sí mismos más famosos que Jesucristo. Con ese poder es normal que el rock se convirtiera en el mayor eje de disputa mediático para difundir discursos entre la juventud. Por esta razón, la cultura pop ha sido una lucha por la hegemonía desde sus orígenes, y el discurso de un grupo de pop, ha llegado a ser una de las maneras más eficaces de difundir formas de ser, éticas, políticas.

Dicen que internet ha desbaratado esa hegemonía, abriendo las posibilidades infinitamente, dejando de lado las aspiraciones del rock de reinar absolutamente con una única voz en el mundo. Las posibilidades que se abren cuando la forma de difusión de la cultura ya no viene de un único punto, sino que se extiende en diferentes focos, ampliando la diversidad de discursos en una heterogeneidad inabarcable nos hace enfrentarnos a una sensación de estar perdidos, y en cierta manera, a la vez que estamos ultra-comunicados, nos sentimos ultra-aislados, pues comienzan a fallar los ejes de identidad global característicos de la cultura de popular de masas anterior, y los lenguajes se multiplican, las resistencias se vuelven tan plurales que parece que ya no hay un elemento común capaz de aglutinar un único mensaje, ni única forma de oposición. Incluso la propia oposición parece que es inútil, pues forma parte de una más, hay tantas como mensajes diferentes, la diferencia es el nuevo eje de discurso contrahegemónico, frente al discurso de la identidad. 

El discurso de la diferencia en el pop,  ha aflorado cada vez que se han posibilitado otras formas del uso de los medios de comunicación masivos, pero nunca sin ellos, esa es la gran diferencia entre lo que es cultura pop y no lo es, precisamente el uso de esos medios. El punk se basó precisamente en el uso de los medios de comunicación de masas, las radios, los discos, las revistas, pero la única diferencia es que el control de estos medios pasó a ejercerse desde células autónomas, buscando ese poder de persuasión y la efectividad de difusión de los grandes medios, pero a pequeña escala. En cierta manera el punk, sus canciones y sus fanzines son propaganda revolucionaria y juegan dentro de las mismas coordenadas que el pop y el rock and roll, sin aspirar a convertirse en otra cosa. La proliferación de diferentes células de resistencia, en forma de pequeños sellos llamados independientes, ha sido una de las maneras más efectivas de difusión de otros mensajes no hegemónicos, y es la manera en la que se han introducido otras formas de entender esa cultura pop.

Sin embargo, el discurso de la resistencia desde la autonomía sucumbe cuando se dan unas condiciones de gran permeabilidad entre lo que antes era llamado “underground” y “mainstream”. Lo que tenemos ante nosotros es una colección de mensajes rupturistas convertidos en inofensivas tendencias, y la imposibilidad de que eso que se denominó “underground” no pueda asustar ni desafiar a lo establecido, ya que lo establecido ha convertido lo disruptivo en su seña de identidad y necesita reciclar continuamente sonidos, actitudes, esquemas, propios de la marginalidad o de la radicalidad para hacerlos propios. Además en los últimos años se ha generado una nueva clase media-precaria en las ciudades, que ha entendido la crisis económica como una oportunidad, más que como una carencia, y se siente identificada con ese “underground”, utilizándolo como modelo para vivir en el límite, peligrosamente, con pocos recursos, una vida llena de experiencias, que rechaza el modelo de seguridad, trabajo para toda la vida, y cobertura social por parte del Estado que tanto apreciaban sus padres. 

En definitiva, para este esquema, las luchas no interesan en lo que tienen de social, si no en lo que puedan tener de capacidad de ruptura o transgresión por una diferencia, y de esta manera es muy complicado iniciar una lucha por condiciones materiales que pueda aglutinar y poner en común las luchas identitarias de la postmodernidad, que pertenecen a un ámbito de subjetivación inaccesible y parten del deseo en vez de la carencia. Por lo tanto, estas luchas conciben la economía como una satisfacción del deseo y en potencia son susceptibles de ser normalizadas por un mercado especializado en la tendencia.  En las redes sociales, creamos nuestra identidad y el mercado también crea su modelo personalizado de consumidor, poniéndonos en conexión con el pequeño mundo al que nos gustaría pertenecer y alejándonos de todo lo demás, observando nuestras pequeñas identidades, como pequeñas mónadas hipercomunicadas solo con lo que se identifica con nosotras, y completamente aisladas de lo que no se ajusta a nuestra identidad.

Si entendemos que este proceso histórico de la cultura pop que ha derivado desde un foco primario hegemónico, en el que había una una contradicción entre “mainstream-underground", a una proliferación autónoma y fragmentada de pequeños focos que han llegado a incomunicarse entre sí, que podríamos referenciar como momento “indie”, podemos entender que el siguiente paso sería el de reconstruir una cultura pop de combate y autónoma a partir de lo fragmentario y de lo descontextualizado, un momento que podríamos denominar “post-indie”. 

Por lo tanto, el momento “post-indie” sería un proceso, por el cual, la cultura popular de los medios de comunicación, intenta crear autoconsciencia y conseguir alianzas que produzcan nuevas formas de comunicación. Esto pasa por salir del espejismo autocomplaciente de ese mercado hecho a medida de la fragmentación y la atomización, más allá del modelo de difusión basado en las redes sociales y de esa construcción de identidades aisladas incapaces de crear un contexto común. De esta manera seremos capaces de volver a generar nuevos discursos y nuevas luchas que puedan generar valores éticos y estéticos universales, también desde la diferencia, más allá del culto a esa identidad irreductible, que ha tenido tan poco potencial transformador en los últimos años. 

Fiesta Aplasta tus Gafas de Pasta el próximo 25 de Junio

Tenemos el placer de anunciaros la vuelta a la actividad de conciertos de Aplasta tus Gafas de Pasta, para ello tenemos preparada una reunión muy especial el próximo día 25, en la que vamos a disfrutar de las actuaciones en acústico de Campeón, Ornamento y Delito, Pablo LT y Carlos Piedra. Además tendremos un stand de Discos Aplasta tus Gafas de Pasta, donde se podrá obtener disco de Esquimales "Grabaciones Secretas", entre otros artefactos sonoros. La reunión estará amenizada por los djs de Radio Club de Canciones, nuestro programa de radio hermano. El evento comienza a las 21:00 horas y la entrada será libre.


Esquimales sacan sus "Grabaciones Secretas" en discos Aplasta tus Gafas de Pasta

Esquimales han sido uno de los grupos más brillantes del underground madrileño de los últimos años. Nunca llegaron a sacar nada y seguramente otros llegaron a ser más conocidos que ellos, pero para nosotros son únicos e irrepetibles, por eso queríamos que sus canciones no pasaran al olvido y les animamos a que volvieran a juntarse de nuevo aunque sólo fuera para grabar. Este es el resultado y ya tenemos esta colección de 15 canciones, de las cuales muchas son temas inéditos grabados para la ocasión. "Pax" es la canción que podemos escuchar como adelanto en el Bandcamp de Aplasta tus Gafas de Pasta, donde además se puede conseguir el CD. 


¡¡LA VUELTA DE APLASTA TUS GAFAS DE PASTA!!

Tenemos la ilusión de anunciar que Aplasta tus Gafas de Pasta vuelve a la carga, intentando como siempre crear una comunidad de canciones, grupos y fanzines, y reivindicando la cultura pop como algo que es propio de la gente del pueblo y no de las élites. Por eso nuestra lucha cultural es antigentrificación, para expropiar esa cultura pop en manos del mundo de la tendencia y devolverla a las comunidades reales de donde surgen los grupos y las canciones. Nosotros no pensamos que haya que renegar de toda esa historia pop y darles toda esa cultura a nuestros enemigos Esa cultura era nuestra ya antes de que la cultura hipster la colonizara y no podemos entregarles lo mejor de nosotros, por eso reivindicamos su herencia y consideramos que tenemos que reapropiarnos de ella para devolverla a su sentido original.

La cultura pop es cultura popular dentro de los medios de comunicación de masas, y ahí está la batalla ideológica y estética que consiste en hacer continuas desviaciones de esos medios de comunicación hacia lugares inesperados, crear nuevas conexiones y pervertir los mensajes que se difunden globalmente. Por eso somos pequeños medios de difusión que utilizamos todos los espacios a nuestro alcance para competir contra los medios hegemónicos y a su vez contra los pequeños medios orientados al mercado de lo minoritario camuflados para vender pensamiento hegemónico en forma de radicalidad.

Comenzamos nuestra nueva etapa presentando nuestro quinto recopilatorio, en que hemos tenido el placer de contar con el diseño de Andrea Galaxina, y la sintonía de Duna Haller, gente a la que admiramos por su actividad fanzinera y musical basada en la autoedición. En él intentamos mostrar una compilación de las canciones y los grupos que más nos han marcado en los últimos tiempos combinando grupos conocidos en el underground con otros de los cuales a lo mejor aún no habéis oído hablar todavía. Hemos ampliado nuestro espectro al mundo latinoamericano, algo que era necesario al chocarnos de bruces con la efervescencia de tantos grupos talentosos y llenos de actitud de allí que está desarrollándose en los últimos años. Por ello ya estamos preparando un nuevo recopilatorio en el que la mitad de los grupos serán de latinoameríca y la otra mitad de por aquí. 

Además de los recopilatorios vamos a tener el honor de editar a uno de los grupos que más nos han emocionado en los últimos años, nada más y nada menos que Esquimales, con un disco que nunca llegó salir y que además de las canciones que conocíamos va a incluir muchas canciones nuevas grabadas para la ocasión. Pero eso será dentro de un tiempo, de momento disfrutemos de este estimulante recopilatorio.

¡¡¡Seguiremos rompiendo todas nuestras gafas de pasta y todos los artefactos culturales gentrificados para poder ver lo hay detrás!!!


Radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Programas antiguos de radio Aplasta tus Gafas de Pasta

Seguidores

Archivo del blog